¿CREES QUE CUIDAS DE TU ALIMENTACIÓN? DÍA MUNDIAL DE LA OBESIDAD

En BGuara nos hemos propuesto que comiences a cuidar de tu alimentación. Para ello contamos con Miriam Carruesco, de Naval, Dietista-Nutricionista colegiada en Aragón, cuyo interés por la salud y la alimentación hicieron que se dedicara a la Nutrición y actualmente pasa consulta en Barbastro, Huesca y Sariñena. Miriam nos va a dar unos tips para que empecemos a cuidar nuestra alimentación ¿o crees que las rutas que te proponemos se van a hacer solas?

Existen otros factores importantes que influyen en nuestro bienestar, como el ejercicio físico, el correcto descanso y el manejo del estrés. Todos ellos, junto con una alimentación saludable, nos ayudarán a estar sanos y fuertes.

BGuara_sierradeguara

Hay diferentes formas de practicar ejercicio físico diario: ir al gimnasio, hacer ejercicios en casa, ir a caminar… Y para los días libres podemos aprovechar para hacer senderismo por la Sierra de Guara o ir en bicicleta. Practicar deporte en la naturaleza nos aporta muchos beneficios, ya que, al mismo tiempo de mantenernos activos, sintetizamos Vitamina D, una hormona muy importante en nuestro organismo que obtenemos mediante los rayos solares. También estaremos ayudando a liberar el estrés de la rutina diaria y a respirar aire fresco.

Una mala alimentación junto con el sedentarismo, el estrés y la falta de sueño aumentan el riesgo de desarrollar algunas enfermedades y/o alteraciones como diabetes, enfermedades cardiovasculares, cáncer y obesidad, entre otras.

Para mejorar tu alimentación empieza priorizando el consumo de frutas y verduras, añade proteína tanto animal (carne, pescado, huevo, lácteos) como vegetal (legumbres, soja, tofu). Los cereales que consumas deberían ser integrales, ya que aportan más nutrientes (arroz integral, pan integral, pasta integral, patata) y completa tus platos añadiendo grasas saludables como aceite de oliva virgen extra, frutos secos, aguacate, olivas.

A la hora de realizar ejercicio, también debes cuidar tu alimentación para asegurar el aporte adecuado de nutrientes y así no interferir en el rendimiento y en la resistencia. Si hablamos de ciclismo, un deporte en el que se necesita energía para aguantar varias horas pedaleando, debemos asegurar que nuestro cuerpo puede obtener esa energía necesaria. El combustible principal para nuestros músculos son los hidratos de carbono, pero no debemos olvidar incluir proteínas (para construir y regenerar los tejidos) y grasas (para absorber las vitaminas liposolubles y suministrar ácidos grasos esenciales), además de una buena hidratación antes, durante y después del ejercicio.

cicloturismo_sierradeguara

Los alimentos ricos en hidratos de carbono serían: frutas (plátanos, uvas…), cereales (pan, pasta, arroz), legumbres y tubérculos. Los ricos en proteínas: leche y derivados lácteos, carnes magras (pollo, pavo…), huevos, pescados (salmón, atún, trucha…). Y los alimentos ricos en grasas saludables: aceites vegetales (aceite de oliva virgen extra), frutos secos (anacardos, nueces, cacahuete…), pescado (salmón, arenque…) o aguacate.

Para mantener las reservas de energía de nuestro músculo y evitar el agotamiento durante el ejercicio podemos aportar hidratos de carbono de absorción rápida (plátano, barritas, geles, sándwich de queso, mermelada, pavo…) y una buena hidratación con agua y sales minerales.

Tras el esfuerzo físico, nuestro cuerpo necesita recuperarse, por lo que también debemos prestar atención a la alimentación e incluir alimentos como huevos, frutos secos, pescados azules, cereales, carnes, verduras de hojas verdes y frutas.

Aunque nuestra alimentación ha cambiado mucho en los últimos años, ya que tenemos a nuestra disposición cada vez más productos envasados que contienen gran cantidad de azúcares añadidos, aditivos, grasas, sal, etc., tenemos que prestar atención a los alimentos que compramos y priorizar los frescos y saludables, priorizando las verduras y las frutas, las legumbres, los frutos secos, los cereales integrales y el aceite de oliva virgen extra como grasa principal. Además de incluir proteína tanto de origen animal como de origen vegetal en cada uno de nuestros platos. La fuente de hidratación principal debe ser el agua, y no olvidemos practicar ejercicio diario, manejar correctamente nuestro estrés y obtener un descanso saludable para reparar nuestro cuerpo.

Espero que estas recomendaciones generales os hayan servido de ayuda, y si tenéis alguna duda o queréis cambiar vuestra alimentación para así mejorar o mantener vuestra salud, poneros en contacto con un Dietista-Nutricionista para que os ayude.

Miriam Carruesco, Dietista-Nutricionista

Miriam Carruesco