Seguridad

  • Usa siempre el casco, incluso en los tramos de ascenso.
  • Para los descensos por sendero se recomienda usar protecciones en piernas y brazos, de esta manera evitarás lesiones serias.
  • En la carretera, máxima precaución. Circula por el arcén si lo hay y respeta las normas de tráfico.
  • Evita ir de noche por la carretera. Si lo haces, deberías llevar luz delantera y trasera y algún retroreflectante en la mochila o prendas de vestir.
  • En los descensos por pista, mucha precaución con la velocidad en las curvas con gravilla. Una caída a más de 30 km/h puede ser muy grave.
  • La Sierra de Guara es un terreno de aventura que en muchos casos tiene muy difícil acceso para vehículos, por lo que es fundamental moderar la velocidad en las bajadas y no arriesgar para evitar accidentes.
  • Busca información de la ruta antes de realizarla y valora si tu nivel físico y habilidad son adecuados para hacerla. No se debe infravalorar la montaña, ni sobrevalorar las propias fuerzas.
  • Durante la ruta, hidrátate y aliméntate adecuadamente. Recuerda que Guara es un territorio de montaña muy caluroso en verano y que muchas fuentes llegan a secarse, por lo que siempre es imprescindible llevar mucha agua y alimentos.
  • Antes de comenzar el recorrido revisa que tu bicicleta está en buen estado: frenos, cambios, etc. Un accidente en marcha puede suponer una caída grave.
  • Si practicas este deporte te recomendamos que estés federado. Las federaciones autonómicas de ciclismo y montañismo son las únicas que cubren los accidentes en bici en los senderos. Esto es especialmente importante para los usuarios de enduro y de descenso.

RESPONSABILIDAD

B-Guara y las entidades asociadas no se hacen responsables de los riesgos implícitos que comporta la práctica de una actividad deportiva de este tipo como pueden ser caídas, realización de descensos peligrosos, errores de orientación, mal uso de espacios comunes con otras actividades, etc. Asimismo, no será responsable tampoco del mal uso de las rutas ni de las posibles imprudencias cometidas por los usuarios.

Cada usuario debe conocer sus limitaciones físicas y técnicas sobre la bicicleta, quedando expuesto de forma personal a las decisiones tomadas sobre la ruta escogida, su trazado, desnivel, tipo de firme, etc.

Todos los recorridos están abiertos al tráfico de vehículos, animales y personas.